La grabación directa también suena

Grabar la guitarra en directo

Si le preguntas a un grupo de ingenieros del sonido y productores ¿cuál es la mejor forma de grabar una guitarra eléctrica?, sin duda el 99% contestarán que es la toma sonora con un micro colocado frente al ampli — preferentemente un ampli a válvulas con el volumen bien alto.

En un mundo perfecto, cada uno podría grabar guitarras de esta manera, porque todo el mundo tendría un estudio totalmente aislado con una acústica adaptada, micrófonos de alta calidad y todo el tiempo necesario para realizar tomas perfectas. Pero en el mundo real, muchos músicos trabajan en un home studio instalado en sus cuartos o salas y no pueden permitirse el lujo de subirle el volumen de su Marshall o de su Twin sin riesgo de conflicto o de acabar expulsado.

Afortunadamente, la modelización de ampli se ha desarrollado mucho y posiblemente suene igual una guitarra grabada en directo (es decir por la “inyección directa” de la señal, en inglés “DI” de “Direct Inject”) como una grabación con un micro. En ciertos aspectos, la toma directa hasta tiene ventajas. 

¿Hardware o plug-in?

Se puede grabar una guitarra en directo, pasando por un preampli de modelización material (un Line 6 POD por ejemplo), en cuyo caso se grabará el sonido del ampli modelizado, o sin intermedio (conectando la guitarra a la entrada de instrumento de tu interfaz de audio o una DI), en cuyo caso se añadirá la simulación de ampli posteriormente mediante un plug-in, por ejemplo. 

La mayoría de los secuenciadores audio digitales incluyen un plug-in de modelización de amplis y efectos. El plug-in Amp Designer en Apple Logic Pro.

Cuando se use un ampli de modelización material, uno debe elegir un cierto sonido, también es el caso con un ampli clásico, y a veces esta solucione es la mejor. Por ejemplo, si grabas una sesión con un artista, quizá no quieras que el productor tome el control del sonido y así le quitas la posibilidad de que haga algo que no te guste.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, es preferible grabar la guitarra en directo, sin procesamiento ninguno, con la señal del monitoreo del músico procediendo de un plug-in de modelización de ampli, que sea de un secuenciador audio digital u otro editor. Este método es muy bueno, a condición de que la latencia de tu sistema sea suficientemente baja (la latencia corresponde al retraso de la señal de monitoreo debido a su procesamiento por la computadora). Lo mejor de ello es que podrás cambiar el sonido de tu guitarra posteriormente, después de la toma, durante el proceso de producción, justamente porque no elegiste ningún ampli durante la grabación. Mientras estés en control de las operaciones, ¿por qué no?

Otras ventajas de la grabación directa

Más allá del control que ofrece en el sonido, la grabación directa muchas veces es práctica cuando uno graba una banda y se quiere evitar que el sonido del ampli de guitarra filtre (“leakage”) por los micros de los otros instrumentos y vocales. Es en home studio donde la grabación directa de las guitarras (y del bajo) es más ventajosa, porque raramente dispone uno de una cabina aislada donde instalar el ampli de guitarra.

¿Y el sonido?

Otra solución consiste en grabar la guitarra en directo, y luego volver a amplificarla con una caja de reamp como esta Radial Reamp JCR.

Todas la modelizaciones de ampli, que sean materiales o software, ofrecen varios tipos de simulaciones de ampli (habitualmente una selección de modelos de Fender, Marshall, Vox, Mesa/Boogie, etc.). No dudes en insertar otros efectos en el canal de tu modelización de ampli: a veces, uno obtiene mejores resultados combinando los efectos. 

Si no logras obtener un sonido suficientemente auténtico con tu modelización de ampli y no quieres grabar la guitarra de nuevo con un ampli material, la última opción es el reamping (volver a amplificar la señal de una pista de guitarra grabada en directo). Para ello, sólo hace falta tener una caja de reamp. Esta convierte la señal de nivel de línea de tu interfaz de audio (la pista de guitarra grabada en directo) en una señal de nivel de instrumento de alta impedancia para alimentar un ampli, este último siendo grabado con un micro. Las cajas de reamp son muy asequibles y prácticas.

Recordemos también la existencia de la “loadbox” con simulador de altavoz/micro integrado, como el Torpedo de Two Notes, y que permite utilizar directamente tu cabezal de ampli sin molestar a tus vecinos.