La Edad Dorada del Estudio

Prueba del Pre-73 de Golden Age Music

En un mercado donde los fabricantes proponen una multitud de nuevos productos cada año, es difícil no sentirse despistado en el momento de elegir un producto que sea adecuado en su equipo de audio. Sobre todo cuando uno tiene un presupuesto limitado... Fue con esta idea que el fabricante Golden Age Project propuso el Pre-73, un preamplificador de micro/línea mono claramente inspirado del clásico Neve 1073, a una tarifa sin competencia. Todo esto llamó nuestra atención...
Golden Age Music Pre-73

Golden Age Music es, ante todo, una compañía que distribuye equipos de audio, muy conocida en Suecia. Instalada desde 1995, tiene en su catálogo un gran número de marcas de renombre, y asegura además la distribución de marcas menos conocidas, pero  igual de fiables, como Vintage Design y ADK.

 

Avalado por su experiencia con sus clientes y sus demandas, fue natural que Bo Medin, el fundador y responsable de Golden Age Music, decidiera desarrollar una gama de equipos de audio bajo el propio nombre de su marca, Golden Age Project, con un solo credo: proponer productos de calidad a precios más asequibles.

 

El Pre-73 sigue esta línea, y se trata de un ampli mono con un nombre ambicioso y una tarifa muy atractiva de 299€ IVA incluido. El preampli se presenta bajo la forma de un medio rack de 19 pulgadas - 1U en una linda caja de metal rojo. La construcción es robusta, el acabado cuidado y uno imagina fácilmente que el Pre-73 pueda acompañarlo sin problema en cada uno de sus viajes. Además, toma nota que un kit, llamado Golden Age “Unite”, que permite montarlo en rack, está disponible a precio de 39€ IVA incluido.


Calidad sueca


Golden Age Music Pre-73

El Pre-73 se entrega con una alimentación externa de 24V. Bueno, es verdad que, en lo que va del sonido, alejar la alimentación del circuito de audio evita interferencias no deseadas... pero sinceramente, esperaba un “verdadero” enchufe Schuko. En el mismo tiempo, visto el precio del aparato, uno se dice que no se pudieron evitar ciertos compromisos en varios niveles. ¿Mala lengua? ¡No por mucho tiempo!

 

En la parte posterior de la máquina se encuentra un panel de conectores muy completo por un preampli de este nivel: 2 entradas en formato XLR/TRS Combo están disponibles (una para la entrada MIC y la otra para la entrada LINE) y dos salidas, una en formato XLR y la otra en Jack de 6,35. ¡Listo!

 

En la parte frontal se encuentra, primero, una entrada adicional para conectar una caja directa. Sí, una DI también está integrada. En cuanto a los conmutadores, además del interruptor Power y del conmutador dedicado a la DI, se encuentran la activación de la alimentación de 48V y un interruptor raro llamado “Low Z”... Abajo hablaremos de la utilidad - bastante práctica - de este conmutador.

 

Después viene el clásico potenciómetro de GAIN, un pote dentado con valores que van de -80 a -20 para el nivel MIC y de -20 a +10 para el nivel LINE. A su derecha, un potenciómetro OUTPUT (no dentado) de nivel de salida (como lo indica su nombre) permite un ajuste fino para atacar la cadena de audio con el volumen deseado. Este pequeño ajuste siempre es importante y permite hacer “trabajar” el preampli a un cierto nivel de ganancia - y por consiguiente, aprovechar sus propiedades sonoras - sin que por ello dependa del nivel de salida. Otro buen punto.

 

Por último, a la derecha de la máquina, 4 pequeños LEDs sirven de medidores de Peak y permiten hacerse una idea del nivel de salida del preampli. Un último conmutador ϕ sirve para invertir la polaridad de la señal. En cambio, ningún PAD ni atenuación del nivel están presentes (para los micrófonos que tengan un nivel de salida más alto...) en la máquina. ¿Pero tenían un PAD los 1073?


Medición a medida


Golden Age Music Pre-73

Antes de empezar las pruebas “sonoras”, hablando con propiedad, surgió una pregunta: ¿Cómo un preampli, con tales ambiciones anunciadas (la cifra “73” es algo sagrado), puede estar propuesto a precio tan bajo? Se impuso entonces una visita al banco de medición...

 

Primero, vamos a hablar de la concepción. Cuando desmontamos el preampli, notamos una primera cosa: la fabricación global es muy cuidada. Desde luego, ciertos componentes - no todos - como los transformadores de los niveles de entrada y de salida son de origen china (el precio...), no obstante, el cableado y la placa fueron realizados con cuidado y rigor. A primera vista entonces, el objetivo del fabricante es ahorrar dinero sin sacrificar la calidad.

 

Una vez conectado, el Pre-73 muestra una curva de respuesta en frecuencia “plana” (± 0,1dB máx.) de 63Hz a 4kHz, con un ajuste de la ganancia de entrada fijado en 45dB (en el preampli de micro por supuesto). Debajo y encima de esta franja de frecuencias, observamos un ligero ascenso de 0,5dB. Encima de 20kHz, la curva sube de 1dB hasta 63kHz.

 

En cuanto al nivel, el Pre-73 puede soportar hasta 28dBu de ganancia, algo bastante bueno. Por encima de este valor, la distorsión sobrepasa el umbral del 1%.

 

En lo que va de la fase, notamos algunos grados de errores de fase (± 4°, nada grave en una máquina de este tipo) en la franja de 20Hz-20kHz, con un error claro de 40° encima de 20kHz.

 

La entrada DI tiene una impedancia de 2kΩ; el interruptor Low Z permite elegir, en teoría, entre una impedancia de 1200 y 600 Ohms. Por mi parte, noté valores de 600 y 180 Ohms...

 

Considerando el producto tal cual y tomando su precio en cuenta, y sin hablar de sus sonoridades potenciales, tenemos aquí, nominalmente, una muy buena relación rendimiento/precio. Vamos a escuchar ahora cómo suena todo eso...


Afortunadamente, está Golden Age


Golden Age Music Pre-73

Si damos fe a la documentación técnica, el Pre-73 ofrece entonces sonoridades cálidas y musicales, que colorean la señal, como los preamplificadores de aquella época.

 

No tengo, desgraciadamente, el Neve 1073 al alance, sin embargo, caí en la tentación de comparar el sonido del Pre-73 con él de uno de los preamplificadores del Neve VX del estudio Contrepoint donde realicé esta prueba. Cuidado, no se trata aquí de comparar dos  dispositivos con concepciones electrónicas distintas, sino apreciar el posicionamiento sonoro del Pre-73 con respecto a un preampli de una marca confirmada.




Extracto 1 : Guitarra eléctrica


Micro Neumann U87 -> PRE73 et NEVE VX - Entrada en 35

Egtr-PRE73-

Egtr-NEVEVX-

Extracto 2 : Vocales

Micro Neumann U87 -> PRE73 et NEVE VX - Entrada en 50

SpokenVoice-PRE73-

SpokenVoice-NEVEVX-

Extracto 3 : Caja clara

Micro Neumann U87 -> PRE73 et NEVE VX - Entrada en 30

Snare-PRE73-

Snare-NEVEVX-

Lo que, primero, me ha impresionado, antes de cualquier comparación, es la calidad del sonido del Pre-73. En efecto, la señal tiene mucho carácter y transcribe muy bien el aspecto dinámico y frecuencial de la fuente grabada. El sonido tiene, efectivamente, un color ligero, es bastante rico y tiene mucha amplitud: por un preampli de esta gama, me ha seducido.



Golden Age Music Pre-73

Introduciendo el Neve VX en la evaluación, notamos que el Pre-73 tiene menos “dinámica”, menos respuesta en la parte baja del espectro y menos claridad. El sonido es un poco más cálido en la salida del Neve VX y embellece algo mejor la dinámica de la señal original. Pero cuidado: se trata aquí de una comparación a la cual falta la objetividad técnica, ya que la concepción de los modelos y su integración son totalmente distintas.

 

El conmutador Low Z presenta otra función interesante. En efecto, algunos micrófonos, cuya impedancia de salida se ubica “debajo de los modelos estándares” - como los micros de cinta - requieren adaptar la impedancia con mayor precisión en la entrada del preampli, con el fin de paliar la diferencia de nivel. Uno puede así seguir trabajando sin problema con sus micrófonos favoritos, el Pre-73 se adapta a todas las situaciones.

 

En uso, el potenciómetro de ganancia de entrada dentado suele ser un poco rígido. Tres posiciones “OFF” están presentes en el ajuste de la ganancia: una entre las ganancias mínimas Mic y Line, una entre los valores máximos y la última entre los ajustes MIC -50 y -55. No soy muy aficionado a este tipo de interrupción de la señal entre varios ajustes de la ganancia, sin embargo, no podemos quejarnos de que el constructor quiera pegarse al espíritu del preampli original...

 

Los conmutadores también son algo tercos y, en el modelo probado, dudo de que duren mucho tiempo. Uno tiene que empujar para que la conmutación se haga correctamente y sobre todo, se quede en la posición deseada. Una vez más, quizá se trate del modelo que me entregaron, porque la concepción global me hizo una muy buena impresión.

 

A pesar de estos pequeños defectos, que no alteran la sensación general que me hizo el Pre-73, debo admitir que este preampli me ha sorprendido, tanto por su técnica como por su sonido, y cumple con las promesas teóricas.


Conclusión


Aun si el Pre-73, en su concepción y su desarrollo, se inspira ampliamente del Neve 1073, no esperes, sin embargo, tener un clon asequible.

 

Al contrario, el Pre-73 tiene mucho carácter que, por cierto, recuerda él de los preamplificadores vintage, pero que hace de este preampli de calidad un dispositivo de pleno derecho. Su relación calidad/precio es insuperable y es más que probable que sus cualidades sonoras y técnicas hagan del Pre-73 un producto ineludible en los estudios, que sean profesionales o amateurs.

 

  • La relación calidad/precio sin par
  • El sonido
  • El panel de conectores completo
  • La calidad y la durabilidad de los conmutadores en el modelo probado
  • La alimentación de 24V externa

 

Gracias a John y al equipo del Studio Contrepoint, y a Olivier Bolling.