¿El PADrino?

Prueba del Launchpad de Novation

A nuestra gran sorpresa, Novation ha lanzado una superficie de control dedicada al Live de Ableton. ¿A la manera del Akaï PC? No precisamente, y sobre todo, no exactamente al mismo precio.

Si la revolución operada por Live ya tiene algunos años, constatamos que las superficies de control dedicadas al secuenciador tardaron en llegar. Excepto Faderfox o Livid que, rápidamente propusieron productos pensados para el bebé de Ableton, la mayoría de los constructores se conformaron, al principio, con proponer sus controladores generales con un mapeo específico para Live, y hace sólo algunos meses, con el Akai APC40, que los usuarios de Ableton empezaron a descubrir productos interesantes. Pisando los talones a Akai, Novation lanza su controlador de Live con un argumento de peso: un precio inferior a 200€, es decir dos veces menos que el APC40. A ver ahora lo que nos propone a tal precio.

 

 

El Launchpad se presenta en la forma de una matriz de 8x8 pads, con 16 botones de función fabricados en el mismo material que los pads, es decir un plástico flexible suficientemente traslúcido para recibir una retro-iluminación de color verde, amarillo o rojo según los casos (leer abajo). Las dimensiones son de 24cm de lado, 3cm de espesor, pesa un poco más de 700 gramos, y está dotado de 4 gomas grandes antideslizantes que aseguran un sostenimiento perfecto, aun cuando golpeas los pads fuerte. Nada que decir acerca del acabado, excepto, quizá, que los pads son un tanto duros, lo que debería mejorarse con el tiempo. A uno le gustarán, sin embargo, la ligereza de la superficie y su compacidad, que facilitarán su transporte en una mochila con una computadora portátil, para los músicos nómadas.

 

 

El panel de conexión se resume en un puerto USB. No hay MIDI In, Out o Thru, ni conector para pedal de sostenido o de expresión: el mínimo estricto. Notamos, sin embargo, que a favor de un hub USB estándar, podrás, según Novation, utilizar varios Launchpad en simultáneo. Pero porque disponíamos de una sola unidad, no pudimos probar esta configuración. A priori, recomendaremos el uso de un Hub con un adaptador de corriente porque el Launchpad se alimenta vía USB, es muy probable entonces que varias unidades pidan demasiada energía a tu computadora, sobre todo si es portátil...

 

La máquina se entrega, por supuesto, con una versión dedicada (y limitada a 8 escenas) de Live: una vez instalados los pilotos y el programa, sólo falta configurar el Launchpad como superficie de control en Live, y listo. Nota graciosa: el programa instaló el Audio Control Panel de Novation en la computadora, lo que no sirve mucho porque el Launchpad es una superficie de control MIDI exclusivamente, resultó un mensaje de error cuando abrí el dicho Control Panel...

 

Entre las pequeñas cosas que podemos lamentar, notamos también la documentación que acompaña la máquina, y que se resume en un “Getting Started” de dos páginas en inglés, la versión en nuestro idioma se ubica en el CD en formato PDF. El Launchpad es, sin duda, una maravilla de intuitividad, sin embargo nos resulta difícil creer que sólo dos páginas sobre el funcionamiento sean suficientes... Seguro que son estos detalles que permiten proponer un precio tan ajustado. Además, el constructor se tomó la molestia de publicar simpáticos tutoriales en vídeo en su sitio Youtube, las cuales, si propuestas en inglés, son suficientemente claras para paliar la ausencia de una documentación seria.

 

 

En acción

 

 

 

Capaz de comunicar con Live en MIDI In y Midi Out (es decir que los cambios efectuados en el programa se repercutan en la superficie de control), el Launchpad propone 4 modos de uso accesibles mediante los 4 botones ubicados en la esquina superior derecha de la máquina: Session, Mixer, User 1 & User 2. En modo Session, cada pad corresponde lógicamente a una celda: si éste último está apagado, es que la cela está vacía, si es de color amarillo, significa que la celda está cargada, verde cuando la celda está en curso de reproducción, y si es roja, la celda está en curso de grabación. La reproducción de un clip se inicia por supuesto con un simple pulsar el pad, mientras que al final de cada línea, 8 botones redondos permiten activar las diferentes escenas (una escena, en Live, es una línea de clips audio o MIDI reproducidos simultáneamente).

 

 

En el secuenciador, el rectángulo rojo permite localizar las celdas pilotadas por el Launchpad. Puedes desplazarlo y acceder a las otras celdas de tu proyecto, usando las flechas Arriba/Abajo/Izquierda/Derecha ubicadas en la esquina izquierda superior del Launchpad.

 

 

También puedes, pulsando largo el botón Session, navegar más rápido en tu proyecto, gracias a un tipo de Dezoom del proyecto.

 

 

En este caso, cada pad del Launchpad representa una matriz de 8x8: el color amarillo indica que la matriz está activa, verde indica que la matriz contiene clips en curso de reproducción, rojo para una matriz sin clip en curso de reproducción. Este sistema ingenioso permite administrar hasta 64 matrices de 64 celdas cada una, o sea más que necesario en la mayoría de los casos... No obstante, en práctica, un tiende a perderse en las columnas y casi lamentamos que el inventor del Automap no haya integrado 8 pequeñas pantallas LED frente a cada columna para indicar, a lo mejor el nombre, y por lo menos el número de la pista correspondiente. Pero evidentemente, esta sola función hubiera cambiado la tarifa de por lo menos un tercio más: por eso no nos quejaremos.

 

 

 

Mezcla por pasos

 

 

 

Estudiamos ahora el modo Mixer que beneficia de una serigrafía en el lado derecho de la máquina. Cada línea de pads tiene su propia función. Las 4 líneas inferiores permiten armar la grabación, activar el Solo, el Mute o detener cada pista. Las 4 superiores se dedican a la administración del envío de efectos, del paneo y del volumen.

 

Para estas últimas, el pad puede presentar dos intensidades luminosas que, lo señalamos, no siempre son fáciles de distinguir en la luz: una intensidad débil significa que el parámetro tiene un valor por defecto (es decir 0dB para el volumen, Center para el paneo, y -Inf para los dos envíos) mientras una luminosidad intensa indica que el parámetro ha recibido un valor particular.

 

 

En este último caso, un simple pulsar el pad permite reinicializar el valor por defecto.

 

 

Para editar el valor, uno usará los botones redondos ubicados a la derecha. Pulsa Volumen, por ejemplo, y los pads permiten administrar el volumen de cada pista por paso de 6dB. Pulsar Pan permite ajustar la colocación estéreo en una rejilla que va de 50 a la izquierda a 50 a la derecha, por pasos de 16.

 

Puede ser aquí una de las primeras restricciones del Launchpad, con respecto al APC de Akai. La lógica del “Todo Pad” no permite administrar valores finos o progresivos, no será un problema en muchos casos, pero podrá serlo cuando se requiera una precisión mínima. Será imposible, por ejemplo, bricolar envolventes de volumen a mano como se logra con tanta facilidad con un fader: sólo por pasos de 6dB.



De hecho, el Launchpad se completará idealmente con otra superficie de control: un pequeño Nocturn, por ejemplo, o mejor aún, un Zero SL Mk II, cuyos numerosos potenciómetros, codificadores o faders se completarán perfectamente con los pads. Por supuesto, nada impide que lo usaras en conjunto con superficies de otras marcas (Behringer BCR/BCF, por ejemplo, cuyas tarifas se acercan a las del Launchpad).

 

 

A tu modo

 

 

Faltan los dos modos User, accesibles desde las teclas User 1 y User 2. Estos últimos se destinan a recibir tus propios mapeos, aun si Novation ha tomado la iniciativa de entregar un mapeo de fábrica para los Drum Racks en User 1, y un mapeo para los presets de Max para Live en User 2. En el contexto de los Drum Racks, el Launchpad se comporta como un controlador clásico, sabiendo que los pads no son sensibles a la velocidad (tampoco al aftertouch, por supuesto). Eso no molestará en nada a los aficionados a la música electrónica pero si pensabas programar baterías acústicas con esta máquina, se sentirás limitado...

 

Muy bien diseñado en el secuenciador de Ableton, el MIDI Learn funciona perfectamente con el Launchpad, y el mapeo suele hacerse fácilmente, asignando un pad único a un controlador booleano, o una línea de pads a un controlador continúo. Para eso, en modo MIDI Learn, pulsarás el primer pad y el último pad de una línea o de una columna, de forma que todos los pads intermedios barran los varios valores. Una vez más, sólo son pasos de valores pero funciona perfectamente y es muy útil para pilotar la frecuencia de recorte de un filtro, por ejemplo.

 

Por último, precisamos que el Launchpad suele usarse con cualquiera otra aplicación MIDI que Live y que, no sorprenderá a nadie, es compatible con la tecnología Automap de Novation, lo que facilita el mapeo a las aplicaciones o plug-ins que no disponen de un verdadero MIDI Learn. Será útil para pilotar un Guru, por ejemplo, o cualquier otro programa con una ergonomía de tipo MPC, aun si, una vez más, la orientación Pad y la falta de sensibilidad a la velocidad limitan su interés... Además el Launchpad fue diseñado para Live. Si buscas una superficie de control más general, mejor buscar otra cosa, en la gama de Novation, o en la competencia.

 

 

Conclusión

 

 

Robusto, compacto y ligero, el Launchpad es seguramente un éxito que encantará a todos los aficionados a Ableton Live sin presupuesto suficiente para comprarse un Akai APC 40. El ahorro de tiempo y de ergonomía es innegable con Live y, aun si algunos efectos son perfectibles, uno tiene que reconocer que Novation ha pensado correctamente su producto. Por consiguiente, no será una sorpresa encontrarlo en más de una escena o en más de un home studio, y probablemente bajo más de un árbol de Navidad...

 

 

 

  • Precio sumamente atractivo
  • Compacidad y ligereza
  • Robustez
  • Ergonomía
  • Los 4 modos para administrarlo (casi) todo
  • Eficiencia del MIDI Learn
  • Posibilidad de usar varios Launchpad

 

 

 

  • Diferencia de las intensidades luminosas difíciles de percibir en la luz
  • No hay gestión de la velocidad ni del aftertouch
  • Gestión de los controles continuos por pasos: faltan potenciómetros y faders
  • Uno se siente a veces un poco perdido en la matriz en ausencia de indicadores de correspondencia entre pista y columna