Line 6 sube al techo

Prueba del Line6 Spider IV 15

La marca del frijol rojo vuelve por cuarta vez con su serie de amplificadores de modelización Spider.

El modelo que nos interesa hoy es el pequeño 15 vatios, y con razón: por menos de 100€, integra 6 efectos, 4 modelizaciones y funcionalidades simpáticas. ¿Pero qué tal la calidad sonora?

La gama Spider de Line 6 se apoya en un concepto sencillo: las modelizaciones de la marca integrados a pequeños combos de transistores asequibles, con todos los tamaños / potencias imaginables. Del pequeño Micro Spider de 6W que puede estar alimentado con pilas al cabezal de 150W, pasando por los 15, 30, 75 y 120W. Hay para todos los bolsillos y todos los oídos. La gama se divide sin embargo en dos partes: los micro de 15 y 30W de un lado, con 4 modelizaciones y 6 efectos, y los 75W y más del otro, con una multitud de presets firmados por guitarristas y bandas famosos.

A la manera de los PODs, los Spider ven generalmente la calidad de su modelización mejorar de generación en generación y los Spider IV quieren hacer olvidar los Spider III, gran éxito comercial del año 2008. ¿Entonces qué vale realmente este nuevo modelo de Line 6? Es lo que vamos a ver en este banco de prueba del Spider IV 15, el cual podría asustar a la competencia con su tarifa muy agresiva.


¿Un ampli 4x4?



Al salir de la caja, nos encontramos frente a un ampli que se parece mucho a un ampli Line6, no hay muchos cambios estéticos aquí. Un diseño de color negro, potenciómetros cromados y una calidad de fabricación cierta: este ampli podrá aguantar los golpes de botas y las proyecciones de cerveza. El único cambio se nota en los botones de presets, los cuales son menos flojos que antes, lo que es un buen punto. Por lo demás, la marca conserva sus estándares habituales y, si los Spider no tienen la mejor pinta, por lo menos su diseño es sobrio y tendrán la ventaja de pasar desapercibidos.

En lo que va de sus medidas, tenemos aquí un pequeño ampli perfecto para usar en una habitación, tanto en lo que va del volumen como de la potencia sonora. Su peso es de 7,7kg y sus dimensiones son de 41 x 38 x 22cm, es razonable. Un asa ubicada encima del combo para facilitar su transporte y esquinas reforzadas permitirán protegerlo contra la violencia exterior. La tela frente al altavoz parece resistente, y los conectores son robustos. ¡Todo bueno aquí!


Dentro del ampli



En el gabinete del ampli se esconde un amplificador de 15 vatios de transistores acoplado con un altavoz de 21cm (8”) “Custom Design” Line 6. En cuanto a los conectores, está, por supuesto, una entrada de guitarra, y también una entrada estéreo CD/MP3 en minijack de 3,5mm y una salida de auriculares/grabación en jack de 6,35mm para conectar auriculares o atacar directamente tu mezcladora o tu tarjeta de sonido. Encontrarás también un conector RJ45 que permite conectar una de las pedaleras de Line6: el FBV2 o le FBV Express mkII. Comprar un modelo más costoso será simplemente inútil con el Spider IV 15, porque una buena parte de sus funciones no se usarán. Con la FBV Express mkII, será posible cambiar entre las 4 modelizaciones de amplificadores, controlar el volumen o la wah con el pedal de expresión, utilizar el tap tempo o lanzar el afinador integrado. Esta pedalera tiene además una pequeña pantalla muy práctica para la afinación.

Vamos a ver ahora como utilizar el aparato...



¿Cómo funciona?



El Spider IV es de uso muy fácil: primero tienes que elegir la modelización de ampli deseada, clean (sonidos claros), crunch (emulación del Marshall Plexi 100W de 1968 - nada menos), metal (inspirada por el Dual Rectifier de Mesa Boogie) o insane (el Dual Rectifier también con el canal rojo más extremo esta vez). Luego viene la ecualización con los ajustes de las frecuencias bajas, medias y altas, la ganancia y el sub-volumen del canal. Así puedes tener 4 sonidos diferentes, cada modelización corresponde a un canal. Guardas los ajustes del ecualizador, de la ganancia y del volumen pulsando largo el botón “Amp Models”. Si esta solución es muy sencilla, muestra sin embargo algunos límites: no será posible tener, por ejemplo, 3 presets que utilizan la modelización clean porque cada modelización tiene su preset. Tendrá entonces obligatoriamente un preset clean, uno crunch, un metal y un insane. Es una pena, porque algunos pueden necesitar dos sonidos clean y dos crunch, por ejemplo.

En lo que va de los efectos, uno dispone de dos potenciómetros, uno para el chorus, flanger, phaser o tremolo, y el otro para el sweep echo, el tape echo o la reverb. Cada efecto está afectado a un tercio del camino del potenciómetro, con la posibilidad de tener un ajuste más o menos extremo. Visto que existe un solo parámetro por efecto, no esperes tener posibilidades enormes, sin embargo es simpático tener estas posibilidades en un ampli en esta gama de precio. En resumen, dispone de 6 efectos con la posibilidad de usar dos en el mismo tiempo. Los efectos temporales podrán ajustarse mediante el botón tap tempo que también sirve para activar el afinador. Finalmente, un volumen maestro cierra la cadena sonora.

En uso



La primera ventaja de este pequeño ampli Line6 es su polivalencia. Uno pasa del sonido clean jazzy a las sonoridades potentes con un solo pulsar un botón. El Spider se revela muy fácil de usar y nos gustaron los sonidos claros bastante equilibrados y lejos de ser agresivos. Porque con su pequeño altavoz de 8 pulgadas, pudiéramos temer una falta de graves, pero no hay nada de eso. El ecualizador es eficaz, mientras que la ganancia permite saturar suavemente el sonido. La modelización crunch también hace muy bien su trabajo y permite lograr un sonido bastante saturado, perfecto con pastillas de bobina doble. Sin embargo, no han decepcionado las modelizaciones metal e insane que pueden proporcionar muy rápido un efecto “nido de abeja” y sonar agresivo y estresante. El altavoz muestra claramente sus límites y todos los malos lados del sonido de tipo transistor resaltan. Si eres aficionado a los sonidos potentes saturados como en el estilo metal, prueba el ampli antes de comprarlo, porque podría decepcionarte.

Los efectos son relativamente difíciles de ajustar y tendrás que tener cuidado con no caer en los clichés sonoros dignos de los peores momentos de los años 80. Requiere entonces  habilidad, gusto y todo irá bien. El chorus/flanger y el phaser pueden usarse sin muchos problemas, pero el tremolo no se sincroniza con el tap tempo, ¡una pena! El sweep echo es más anecdótico, mientras la reverb y el tape echo suenan correctamente. No olvides además que es un ampli para practicar en su cuarto, como mucho, y que cuesta menos de 100€, así que tener efectos integrados ya es algo.

A continuación están algunos ejemplos sonoros realizados con una guitarra Ibanez FR2620 y un micrófono BeyerDynamic M88.

Clean

00:0000:00
00:0000:00


Crunch

00:0000:00
00:0000:00

Metal

00:0000:00

Insane

00:0000:00

Chorus

00:0000:00

Phaser

00:0000:00

Tremolo

00:0000:00

Sweep Echo

00:0000:00

Tape Echo

00:0000:00

Reverb

00:0000:00


Conclusión



De forma global, los precios de estos amplificadores de guitarra de entrada de gama bajaron en los últimos años y la calidad no para de mejorarse. El último modelo de Line6 confirma esta tendencia y pone la barra alta en el sector de los amplificadores de 100€. Con sus modelizaciones de amplificadores, sus 6 efectos, su afinador integrado, su salida de auriculares/grabación y su entrada MP3, uno tiene aquí un producto muy completo a precio que excluye toda competencia. No todos los sonidos son inolvidables, sin embargo, es difícil reprocharle algo. El Spider IV 15 podría ser el primer ampli ideal para principiantes.

  • Sonidos claros y crunchs
  • 4 modelizaciones
  • 6 efectos
  • Afinador integrado
  • Entrada MP3
  • Salida grabación/auriculares
  • Precio

  • Sonidos metal e insane
  • Tremolo no sincronizado con el tap tempo
  • Pedalera en opción